domingo, 25 de octubre de 2015

Consejos para ahorrar energía con la calefacción

Según estudios realizados la calefacción viene a representar un 40% del consumo de energía de una vivienda. Depende principalmente del tipo de generador de calor y de los elementos de regulación que tengamos instalados. 

En cuanto a las calderas, las más eficientes en la actualidad son las calderas de condensación. 

Por lo que respecta a los elementos de regulación es aconsejable contar con un termostato ambiente programable. Con este dispositivo podemos seleccionar las horas de encencido y apagado de la calefacción así como la temperatura ambiente. Hay que tener en cuenta que por cada grado que aumentamos la temperatura ambiente de nuestra vivienda, el consumo de energía se incrementa en un 7% aproximadamente. 

La temperatura de confort aconsejable durante las horas de actividad en la vivienda es de 20-21ºC y durante el resto del día y por las noches se recomienda mantener una temperatura de entre 15  y 17ºC. De esta forma cuando queramos alcanzar de nuevo la temperatura de confort el gasto energético será menor. Si la vivienda cuenta con unos aislamientos aceptables la caldera no se pondrá en marcha en toda la noche salvo en los días más fríos del invierno.

Otro elemento de regulación importante son las llaves o válvulas termostáticas. Se colocan en los radiadores permitiendo ajustar la temperatura de cada estancia a las necesidades particulares de cada una de ellas.

El mejor lugar para instalar los radidores es debajo de las ventanas. Como el aire caliente tiene a subir empujar el aire frío hacia abajo, creando una convección cíclica que reparte el calor de forma rápida y homogénea por la habitación.

No es aconsejable cubrir los radiadores con nigún tipo de obstáculo que impida la libre circulación del aire.

Para ventilar la vivienda basta con dejar abiertas las ventanas durante 10 minutos. Es tiempo suficiente para renovar el aire sin perder demasiado calor.

Siempre que podamos de bemos mejorar el aislamiento de la vivienda para conservar al máximo el calor producido por la calefacción. Hay que prestar especial atención a las ventanas. El doble acristalamiento o las dobles ventanas reducen considerablemente las pérdidas de calor. Las ventanas abatibles proporcionan un mejor aislamiento térmico que las ventanas correderas.



IMPORTANCIA DE UNA CORRECTA INSTALACIÓN

Cuando decidamos instalar un sistema de calefacción en nuestra vivienda lo más aconsejable es contar con un instalador profesional. El podrá aconsejarnos de entre los diferentes sistemas el más adecuado para nuestra vivienda. 

A la hora de realizar la instalación de un sistema de calefacción el cálculo correcto de las necesidades caloríficas de la vivienda es un factor muy importante. 
Para realizar el cálculo de estas necesidades caloríficas debemos determinar las pérdidas de calor tanto por transmisión a través de paredes, ventanas, techo, suelo y puertas, como por filtraciones de aire. Debemos conocer el volumen de cada una de las estancias a calefactar así como las medidas de cada pared, si son interiores o exteriores y su orientación. Con estos datos y utilizando alguno de los métodos de cálculo reconocidos, se determinarán el número de radiadores y el número de elementos de que constará cada radiador.
Realizar este cálculo correctamente nos permitirá, por un lado, conseguir una instalación eficiente incluso en los días más fríos del invierno, y por otro lado, optimizar el consumo del combustible que utiliza nuestra caldera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario